Norman Julio Muñoz actúa como si fuera gerente de Medimás y no el Supersalud